Flavio Aecio


17
CAMPOS CATALAÚNICOS, 20 JUNIO AÑO 451. Al terminar la arenga Aecio cabalgó a toda prisa hacia el flanco derecho. Allí esperaban al frente del contingente visigodo su rey Teodorico y sus dos hijos, el príncipe Turismundo y el joven Teodorico. A ellos se había unido Manio al mando de los […]

El último romano (VII)


12
El sonido cadencioso del ejército en marcha inundaba los oídos de Aecio. Era un sonido que le tranquilizaba. Echó una mirada hacia su derecha y vio la línea completa avanzando al paso, muy cerca ya de lo que iba a ser el campo de batalla. Había decidido marchar en formación […]

El último romano (VI)



10
20 DE JUNIO DEL AÑO 451, CAMPOS CATALAÚNICOS.   El sol todavía no había aparecido en el horizonte. Era la hora en que la noche tocaba con sus fríos dedos al astro rey para que despertara, una hora en la que bruma y la quietud embarga todo de manera casi […]

El último romano (V)


12
12 de Junio, año 451. Aurelianum, provincia romana de la Galia. Singibano contemplaba con preocupación la llanura que se extendía a las puertas de la ciudad. Miles de yurtas salpicaban el paisaje otrora verde por los bosques colindantes, ahora, una pátina negra de hollín y ceniza cubría todo. Ese es […]

El último romano (IV)



Mayo del año 451, Tolosa, sur de la Galia. Capital del reino visigodo. Flavio Aecio caminaba con paso resuelto hacia el portón que daba paso a la residencia del rey, no tenía tiempo que perder, la situación era más apremiante de lo que pensó en un principio. Atila avanzaba prácticamente […]

El último romano (III)


Abril del año 451, Germania, cerca del río Rin. Atila miraba con rictus serio más allá del caudal del gran río que delimitaba la frontera de Roma, cerró los ojos e inspiró profundamente; dedicó un pensamiento a su padre y a su tío, cuyas almas poblaban el cielo estrellado hacía […]

El último romano (II)



8
A pesar de ser primavera, el viento era especialmente inclemente aquel día en las cercanías de la ciudad de Tolosa. El Magister Militum de Roma descabalgó de su yegua blanca como el algodón y se quitó el casco de campaña adornado con un penacho rojo, a semejanza de los grandes […]

El último romano (I)