Asambleas de Roma


(Post de invitado por @CarlosRomm)

En ese escrito, continuaremos refiriéndonos a las instituciones romanas más antiguas, esta vez hablando del mundo de las asambleas y comicios del mundo romano. Elementos esenciales en la triple concepción política republicana, pues aportan la naturaleza oligárquica y democrática del sistema.

Las asambleas constituían el cuerpo electoral reunido más importante de la Roma republicana. En ella tenían únicamente cabida los varones ciudadanos libres o libertos romanos sui iuris. En función de la composición, organización y funciones de las mismas existían 3 grandes tipos de asambleas. A saber:

Asamblea curiada(comitia curiata). Formada por los cabeza de familia de las 30 curias. Cada una de las tres tribus
originales (ramnes, tities et luceres) estaba conformada por 10 curias a su vez compuestas por un determinado grupo de linajes( gentes) o familias en sentido amplio. Institución arcaica creada por Rómulo para dar
legitimidad a alguna de las decisiones reales.

Con la venida, en primer lugar de los comicios por centurias creados según la leyenda por el rey Servio Tulio, y con posteridad durante la nueva era republicana, estos comicios perdieron casi toda su efectividad, quedando relegados a apenas unas escasas tareas simbólicas: aprobar la ley que le concediera el imperium al magistrado de turno( lex curiata de imperio), confirmar la adopción de un plebeyo por parte de un patricio(cooptatio) y redactar el testamento comicial, vieja forma testamental caída en desuso.

En los siglos posteriores, los electores se redujeron a treinta lictores representantes de las viejas curias. Los romanos, en su mezcla de pragmatismo y de tradicionalismo, no eran partidarios de suprimir viejas instituciones, aunque fueran claramente inútiles. En la prolífica historia romana vemos a Cayo Julio César, pontífice máximo, encargarse de los trámites jurídicos de la adopción(cooptatio) por parte de un plebeyo a través de la asamblea curiada del polémico patricio Publio Clodio.
Pintura que representa una sesión en el senado.

Pintura que representa una sesión en el senado.

Asamblea centuriada(comitia centuriata). Modalidad de asamblea de notable importancia, máxime en los tiempos iniciales de la República. Fue creada, como señalamos arriba y según la tradición, por el sexto rey romano, el etrusco, Servio Tulio, cuyos orígenes son desconocidos. La versión más romántica lo presenta como el hijo del dios Vulcano y de una esclava del anterior rey, Tarquinio Prisco.

La reforma más importante de este monarca la constituyó la organización del censo por centurias. El rey dividió a la población en 5 clases, diferenciadas según su patrimonio inmobiliario. A saber: en la primera clase existían 98 centurias, 80 de infantes y 18 de caballeros, en la segunda, tercera y cuarta 20 centurias, mientras que la quinta y última tenía 30. Asimismo, restaba otra quinta clase, la de los proletarios de la infra classem con 5 centurias. A su vez, las 193 centurias estaban subdividas en centuriae iunores(ciudadanos entre 16 y 45 años) y seniores( de más de 45 años). Cada centuria parece que en su origen era rellenada por cien ciudadanos varones.
 
Era esencialmente una organización militar, para distribuir las líneas de la falange primitiva romana sustituida por la legión manipular en el siglo IV a.C , que servía, asimismo, como censo y como asamblea de ciudadanos. Posteriormente, en 312a.c en pleno inicio del mercantilismo romano, cuya figura más representativa recaía en el famoso Apio Claudio Caecus.
Se asimiló la riqueza de carácter mobiliario a la propiedad inmobiliaria como criterio de selección de centuria, con el fin de conceder mayores facilidades a la nueva clase social comerciante(nobilitas) de origen patricio-plebeyo de acceso a la toma de decisiones políticas.
Su composición, como vemos, por razón de la riqueza demuestra el claro tinte oligárquico( abierto a los nuevos “burgueses”) de la época inicial de la historia romana. En cuanto al procedimiento de votación, éste era el siguiente: las primeras centurias en votar eran las 18 de caballeros(únicas que incluso a finales de la República estaban aún formadas por cien miembros, poseedores del prestigioso caballo público, regalo entregado del Estado por sus exitosas actividades mercantiles)mediante unas tablillas construidas ad hoc; para a continuación, seguir con las 80 centurias restantes de la primera clase, generalmente por orden elegido por sorteo. Efectuado lo cual, casi siempre no había más necesidad de votar, pues entre las 98 centurias de la primera clase, con intereses a menudo en común, ya existía mayoría absoluta, no siendo necesario si quiera que las demás clases fueran llamadas a ejercer el voto. Se votaba en pleno Campo de Marte, recinto construido con finalidad militar( recordemos la inicial función de organización militar de las centurias) en el espacio curvo quehace elTíber en la entrada noroeste a la ciudad.
Detalle del monumento Aras Pacis Agustae.

Detalle del monumento Aras Pacis Agustae.

En definitiva, aún siendo una asamblea en la que teóricamente estaban representadas todas las clases sociales romanas( patricios, nobles, plebeyos y proletarios), en la práctica los que decidían eran los ciudadanos más acaudalados de las centurias de la primera clase, que coincidían con la aristocracia y la alta burguesía de los caballeros.
 
En cuanto a sus funciones, éstas se deben dividir en tres clases:
 
Electivas. Los ciudadanos reunidos en centurias elegían principal y anualmente a los magistrados cum imperio, es decir,a
los pretores( que han pasado de ser 2 anuales en los tiempos más oscuros y antiguos de la ciudad a 8 en la época de juventud de César), a los dos cónsules y al dictador, magistratura excepcional de 6 meses de duración. Asimismo,
escogían a otros magistrados diferentes como los 2 ediles curules o la pareja de censores, electos generalmente cada 5 años. Todos estos cargos, salvo la dictadura, pertenecían al cursus honorum, o carrera política ordinaria de todo buen político romano.
 
Así mismo, no obstante, también se emplearon ,sobre todo en el siglo I a.C, las centurias para conceder algún mandato excepcional con categoría proconsular. Las elecciones se realizaban a finales de año( en febrero hasta mediados del siglo II a.C y posteriormente en diciembre), aspecto que fue variado en la época silana donde los citados magistrados eran electos en los meses de quintilis y sextilis, para tomar posesión de sus cargos el primer día del año. En las elecciones por centurias tenían amplia influencia la aristocracia terrateniente encuadrada en las 80 centurias de infantería de la prima classis y paulatinamente los caballeros de la también primera clase. De ahí la tendencia oligárquica de hacer pasar todas las decisiones trascendentales por el filtro de las centurias.
 
Legislativas. Era la asamblea encargada de en los inicios y en las etapas intermedias de la República de sancionar los
proyectos de ley procedentes de un senatus consultum tras la auctoritas patrum o de un magistrado cum imperio con iniciativa legislativa. Una vez aprobada por las centurias, la ley se inscribía en las tabillas de bronce y se depositaba en el Templo de Saturno, entrando en vigor tras un período de tiempo conocido como vacatio legis.
El dictador Lucio Cornelio Sila del que se hablará en otra ocasión se sirvió de estas asambleas, dentro de sus profundas y regresivas reformas políticas, para aprobar sus leyes. Esta función fue paulatinamente trasladada, coincidiendo con la pérdida de poder de la aristocracia oligárquica terrateniente en favor de la clase mercantil y en menor medida la popular a las asambleas por tribus, ya sea de todo el pueblo reunido, ya sea de la plebe.
 
Judiciales. Órgano encargado de la apelación de una sentencia dictada en un proceso por traición( vieja perduelio) cuya pena era la muerte. El crimen(no delito) de perduelio era el de mayor gravedad en el difuso sistema penal romano. Llevaba aparejada o bien la muerte del ciudadano( lanzamiento al Tíber o desde la roca Tarpeia, decapitación,asfixia, apaleamiento y/o crucifixión tras pérdida de la ciudadanía, etc…) o bien el exilio y la prohibición de recibir fuego y comida a X millas a la redonda de Roma. Por perduelio fue juzgado en apelación a las centurias a instancias de César el viejo senador Rabirio quien, defendido por el gran Marco Tulio Cicerón(Pro Rabirio reo perduellionis), se libró de la pena por la oportuna bajada de la bandera de la colina del Janículo al otro lado del Tíber que avisaba de un peligro inminente para la ciudad de Roma. La perduelio fue sustituida a partir de la época de Sila por la maiestas( mismo nombre que el bien jurídico que protege: maiestas populi romani) crimen más flexible que abarcaba a cualquier tipo de abuso de poder de los magistrados. Esto propició una vez más el abandono de la asamblea centuriada para el enjuiciamiento en segunda instancia de estas cuestiones.
 
Otras. En general, se podía recurrir a esta asamblea para dar legitimidad a cualquier decisión de alguna institución. Por poner un ejemplo, en los tiempos antiguos se empleaban estos comicios para certificar un tratado de paz o para declarar la guerra a algún pueblo extranjero. Posteriormente, la competencia en materia exterior, diplomática y en menor medida militar fue exclusiva del Senado.
En la próxima entrega hablaremos de los dos restantes comicios/ asambleas de la Roma clásica: el concilium plebis y la asamblea del pueblo.
 
Carlos Romero. Para cualquier duda o pregunta podéis encontrarme en twitter @CarlosRomm.
 

Acerca de Rober

Me llamo Roberto y nací en el año 1979 en Madrid. Apasionado de la historia desde siempre, mi única intención es que compartamos y divulguemos en este espacio cada pedacito de la antigüedad que tanto nos gusta. Me encantaría que recorrieras conmigo este periodo. ¿Te apuntas?, pues bienvenido a Historia o leyenda.

Deja un comentario