El águila en la nieve, Wallace Breem 7


La reseña de hoy es especial por dos razones. Una de ellas es porque se trata de la primera novela histórica que leí, y la otra es que precisamente me regalaron la novela un 28 de septiembre, mi cumpleaños. Hoy os escribo sobre “El águila en la nieve” de Wallace Breem.

El texto está ambientado en los últimos años del siglo IV y los primeros del V. Su protagonista, Paulino Gayo Máximo es un veterano general que pasa sus días en el muro de Adriano defendiendo la frontera norte del maltrecho imperio.

Todo occidente se encuentra moribundo, la gloria del pasado sólo vive en personajes como Máximo y su fiel amigo Quinto Veronio, un valeroso hispano que comanda una alae de caballería. Sin embargo tendrán que abandonar “su muro” para servir a las órdenes del único Magister capaz de mantener las fronteras a duras penas, Flavio Estilicón.

Estilicón necesita de cualquier fuerza operativa que le sirva para mantener la cohesión de occidente mientras él se encarga de otro peligroso problema: Alarico, rey de los godos. Máximo y Veronio son trasladados a la frontera del Rin donde tendrán que defender el limes y evitar que crucen vándalos, alanos, burgundios, alamanes, francos y suevos.

Los pueblos germánicos deseosos de tierras fértiles que cultivar (y de paso huir de los hunos) cada vez presionan más las fronteras y sus incursiones son cada vez más numerosas y habituales. Máximo cuenta con un ejército polivalente pero escaso en efectivos para detener la ingente horda que se extiende en la orilla este del Rin.

Portada de la novela "El águila en la nieve".

Portada de la novela “El águila en la nieve”.

Máximo se ve obligado a desplegar todo su ingenio militar y diplomático, retrasando lo inevitable a la espera de refuerzos que nunca terminan de llegar. Para complicar más la situación el general también tiene que lidiar con la espesa y lenta burocracia tardo-imperial, y con una población civil que ya no admira y apoya al ejército como antaño.

La novela está escrita en primera persona, es el propio Máximo quien pone palabras a sus experiencias. Lo hace con la tristeza de quien se sabe solo ante algo que le supera, de quien ama a un imperio que parece haber olvidado quien le protege. Pesimista en muchas ocasiones, pero estoico en sus decisiones, Máximo acepta lo que le ha tocado vivir.

Eso sí, hay una cosa que quita brillo al resultado final de la novela, y es la traducción. No sé si será por la antigüedad de la publicación o porque en la fecha de su edición no se diferenciaba tanto el principado o alto imperio, del imperio tardío (quitando los conocedores de historia). Nombres asociados a siglos anteriores, o la estética de la portada, ensombrecen y quitan la guinda al pastel, pero solo eso. Si obviáis esos detalles, disfrutaréis enormemente de la novela.

No es una novela a lo Posteguillo, épica y grandilocuente, es más oscura, es un “Batman” de la novela histórica. Es una novela con la que se sufre y disfruta a la vez, en la que temes el final pero no puedes dejar de leerla por si algo cambia. Una novela en la que sentirás el mismo frio que los legionarios de Máximo, sentirás el peso de la responsabilidad del general, su angustia y su dedicación a una causa perdida sólo porque es su deber.

Las relaciones personales entre los dos protagonistas tienen su peso específico en la trama, pero no desvirtúa el argumento, a diferencia de otras novelas que meten situaciones y personajes con calzador. En este sentido está muy bien equilibrada y se le da la importancia que merece, no más.

Así que no dudéis en acompañar a Máximo y a Veronio en la última defensa de Roma, una defensa que será a ultranza, sin piedad y sin esperanza, bueno, solo una: que el Rin no se congele.

 

Acerca de Rober

Me llamo Roberto y nací en el año 1979 en Madrid. Apasionado de la historia desde siempre, mi única intención es que compartamos y divulguemos en este espacio cada pedacito de la antigüedad que tanto nos gusta. Me encantaría que recorrieras conmigo este periodo. ¿Te apuntas?, pues bienvenido a Historia o leyenda.


Deja un comentario

7 Comentarios en “El águila en la nieve, Wallace Breem